top of page

La Gimnasia Artística, más allá de la perfección.



Un legado con historia

El 18 de julio de 1976, Nadia Comaneci con tan solo  catorce años de edad, logró hacer historia en la gimnasia artística al conseguir una puntuación de 10 en unos Juegos Olímpicos. Desde ahí la sociedad ha tenido la idea de que la gimnasia es un deporte en donde se busca la perfección , sin embargo la gimnasia es mucho más que eso y su práctica beneficia en diversos aspectos a pequeños y grandes. La gimnasia, lejos de ser simplemente una búsqueda de perfección en el rendimiento físico, se presenta como una herramienta integral para el desarrollo de niños y niñas. Más allá de las acrobacias y la flexibilidad, la gimnasia infantil fomenta un crecimiento físico y emocional sólido, aportando beneficios que van mucho más allá de la destreza técnica.


Desarrollo Físico Integral:

La práctica regular de la gimnasia en la infancia contribuye significativamente al desarrollo físico integral de los niños. A través de ejercicios que incluyen la fuerza, la flexibilidad, la coordinación y la resistencia, las infancias fortalecen sus músculos y huesos, mejoran su postura y adquieren habilidades motoras fundamentales. La gimnasia también promueve la conciencia corporal, ayudando a los niños a comprender y controlar su cuerpo desde una edad temprana.


Fomento de la Disciplina y la Rutina:

La gimnasia implica una serie de ejercicios y rutinas que requieren dedicación y práctica constante. Esta disciplina promueve en los niños la capacidad de establecer metas, seguir instrucciones y trabajar en equipo. Aprender a superar desafíos y persistir en la práctica, incluso cuando se enfrentan a dificultades, inculca una valiosa lección de perseverancia que se traduce en habilidades transferibles a otras áreas de la vida.


Desarrollo Emocional:

La gimnasia no solo fortalece el cuerpo, sino que también contribuye al desarrollo emocional de las infancias. Al enfrentarse a nuevas habilidades y desafíos, experimentan una mejora en la autoestima y la confianza en sí mismos. Aprender a manejar el estrés y la presión durante la práctica de la gimnasia enseña a lidiar con situaciones desafiantes de manera positiva, desarrollando así habilidades  emocionales cruciales.


Fomento del Trabajo en Equipo:

En muchos casos, la gimnasia infantil se realiza en un entorno grupal, fomentando el trabajo en equipo y la colaboración. Las infancias aprenden a apoyarse mutuamente, a celebrar los logros de los demás y a enfrentar los desafíos juntos. 

Estas experiencias no solo fortalecen las habilidades sociales, sino que también establecen la importancia del respeto y la empatía en la interacción con otros.


Diversión y Creatividad:

Es crucial recordar que la gimnasia infantil no debe centrarse exclusivamente en la perfección técnica. Realmente se trata de fomentar la diversión y la creatividad en el movimiento. Permitir a las infancias explorar diferentes formas de expresión física promueve la creatividad y el disfrute, aspectos fundamentales  para el desarrollo integral.


En resumen, la gimnasia infantil no se trata solo de alcanzar la perfección en las habilidades técnicas, sino de proporcionar a las infancias un medio para desarrollarse física y emocionalmente. La disciplina, la autoconfianza, el trabajo en equipo y la creatividad son elementos clave que hacen de la gimnasia una actividad enriquecedora que contribuye al crecimiento holístico de las infancias. 

39 visualizaciones0 comentarios
bottom of page